top of page
Buscar

10 Tips Rápidos para Ayudar a tu Orquídea a que Vuelva a Florear

# 1 Luz Suficiente = Orquídeas con Flores


Seguir el ciclo de luz de la naturaleza es importante para que las orquídeas florezcan de nuevo. Si la orquídea se coloca en una ventana, particularmente una ventana orientada al este, no tendrá que preocuparse por hacer ningún ajuste, la madre naturaleza se encargará de eso. Pero, si está cultivando orquídeas bajo luces, intente imitar el ciclo del sol. Deje las luces encendidas durante más tiempo en verano y más corto en invierno. Deje que el color de la hoja sea su guía. El color de la hoja es el mejor indicador de suficiente luz. Las hojas verde oscuro implican que no hay suficiente luz. Las hojas de color medio a verde claro apuntan a suficiente luz.




# 2 La Temperatura es Clave


La temperatura es otra variable importante. Algunas orquídeas reaccionarán a un cambio de temperatura. Una vez que tu Phalaenopsis ha terminado de florecer, colócala en un lugar fresco para desencadenar una nueva floración, aproximadamente 15°C, durante aproximadamente tres o cuatro semanas. Una manera fácil de lograr esto, si no hace demasiado frío afuera, es abrir una ventana antes de acostarse y cerrarla nuevamente por la mañana. Esto imita su entorno natural de selva tropical donde las temperaturas se enfrían por la noche. El otoño es el mejor momento para provocar la floración de su Phalaenopsis porque florecen naturalmente en el invierno.


Los cymbidiums, en particular, necesitan una disminución de la temperatura para volver a florear. Estas son buenas plantas de exterior durante el verano y de interior, para disfrutar de las flores, en invierno. Estas plantas se pueden mantener afuera hasta que lleguen a los 3° C. Son esas temperaturas más bajas las que envían la señal para volver a florecer.

Las orquídeas tienen más probabilidades de florecer cuando crecen en la temperatura que prefieren. Hay orquídeas para climas cálidos, intermedios o fríos. Elija las orquídeas que mejor se adapten a sus condiciones. Para la mayoría de las personas, las condiciones de crecimiento cálido e intermedio se pueden cumplir en un entorno hogareño típico.


Climas cálidos: entre 18.3°C y 29.4°C.

Climas intermedios: entre 15.5°C y 26.6°C.

Climas frescos: entre 10°C y 23.9°C.


Aquí hay algunos ejemplos de orquídeas según sus preferencias de temperatura:

• Brassia: intermedia a cálida. Fácil de florecer.

• Cymbidium: tibio a frío. La mayoría de las variedades necesitan temperaturas frescas en el invierno.

• Dendrobium: intermedio a cálido.

• Laelia: cálido a intermedio

• Miltonia: intermedia a cálida

• Oncidium: intermedio a cálido. Fáciles de volver a florecer.

• Paphiopedilum: cálido a intermedio. Fáciles de volver a florecer.

• Phalaenopsis: cálida (con temperaturas intermedias en el otoño). Fácil de florecer.


# 3 Cortar el tallo floral prepara a las orquídeas para florecer de nuevo


Este consejo es específico para las orquídeas Phalaenopsis: corte el tallo floral en el nodo justo debajo de la última flor que se desvanece. Alternativamente, corte el tallo desde la corona de la planta, esto le dará a la planta más tiempo para rejuvenecer.




# 4 Alimenta a tu Orquídea: Fertilizante


Cambiar de un fertilizante equilibrado, como 10-10-10, a un fertilizante con mayor contenido de fósforo, como 3-12-6, dará a sus orquídeas un impulso adicional que promoverá la floración. Cuando note que emerge una espiga de flores, vuelva inmediatamente a su fertilizante habitual. Si la orquídea está inactiva, la planta no está floreciendo, está creciendo nuevas hojas o raíces, espere para fertilizar. Un período de descanso para la orquídea es completamente normal.



# 5 El Riego, un Arma de Dos Filos


Así como bajar la temperatura durante la noche estresa a una orquídea y puede iniciar el ciclo de floración, reducir el consumo de agua también puede desencadenar la floración de algunas orquídeas. Para muchas orquídeas, es deseable un período de descanso después de la floración y disminuir el riego permitirá que la orquídea descanse antes de que comience a florecer nuevamente.

Esto puede ser contrario a la intuición, ya que a veces queremos hacer lo único que se nos ocurre para acelerar las flores: regarlas. ¡Pero debes resistirte! El exceso de riego en realidad puede tener el resultado opuesto y, en cambio, puede matar las raíces de la orquídea. Esto puede conducir a la eventual desaparición de la orquídea. Use el buen juicio, tampoco permita que la orquídea se seque por completo. Riegue con moderación.



# 6 Humedad


Algunas especies de Orquídeas como la Vanda, requieren altos niveles de humedad y pueden perder su capacidad de florecer si los niveles de humedad caen, evalué si es necesario atomizar la planta o incluso si es necesario instalar un humidificador.


# 7 Orquídea Demasiado Jóven: Dele a una joven orquídea un año o dos para madurar


Una orquídea joven puede necesitar tiempo para crecer un poco antes de florecer. Se necesita una plántula entre 2 y 4 años antes de que alcance la madurez y pueda florecer. Para evitar este escenario, antes de comprar a un proveedor, pregunte si la orquídea ha alcanzado la madurez. Sin embargo, muchos aficionados a las orquídeas compran orquídeas jóvenes con la expectativa de que la orquídea madure y florezca.


# 8 Tiempo: Las orquídeas necesitan tiempo de reposo entre floración


El dicho que dice “las cosas buenas les llegan a los que esperan” es cierto cuando se trata de Orquídeas, ya que toma un mes o dos, o incluso varios meses para que las orquídeas Phalaenopsis vuelvan a florecer. Otras variedades, como Cymbidium, florecerán anualmente. La espera tendrá una eventual recompensa que será un tallo emergente adornado con pequeños botones.


# 9 Genes Malos


Esto es algo que está fuera de tu control. La orquídea nunca florecerá, incluso cuando estás haciendo todo bien. Para evitar este problema, compre plantas que ya estén en flor o con botones.


# 10 Ciclo de Crecimiento de Orquídeas


Las orquídeas experimentan 4 etapas: crecimiento de las hojas, floración, crecimiento de las raíces y latencia. Ser capaz de identificar estas etapas puede ayudarnos a brindar un mejor cuidado de nuestras orquídeas. Por ejemplo, durante el período de inactividad, podemos sentirnos seguros de que dejar el fertilizante y regar con moderación es la acción correcta. Del mismo modo, sabremos que, durante el período de crecimiento de las raíces y las hojas, la orquídea aún funciona. Está haciendo lo que se supone que debe hacer. Sea paciente con el conocimiento de que incluso si la orquídea no está actualmente en flor, se está encendiendo para hacerlo. También ayuda a reconocer que, si bien las orquídeas Phalaenopsis pueden volver a florecer en pocos meses, la mayoría de las otras florecerán anualmente.

Tu turno


Como puedes ver, hay varios factores que influyen para que una orquídea vuelve a florecer o, frustrantemente, cuando no lo hace. La buena noticia es que hay mucho espacio para la experimentación. Decide en qué áreas tus orquídeas podrían usar un pequeño impulso y ve si esto provoca la floración. Se paciente. No esperes resultados de la noche a la mañana, pero sí espera una mejora gradual.


Pronto dejarás de preguntarte: ¿florecen las orquídeas más de una vez? Sabrás por ti mismo que lo hacen. Lo prometo, ¡es una muy buena sensación cuando ves que un nuevo tallo floral comienza a crecer!


¡Cuéntanos como te va!

10.992 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Post: Blog2 Post
bottom of page